Culturoteca: ¿Elfos?

 

Sé que esta columna está un poco fuera de la línea establecida para las culturotecas… pero en realidad, las últimas columnas han sido respuesta a las situaciones y necesidades reales. Y ya más de algún compañero maestro me ha preguntado por esto. Y dado que el objetivo de esta columna era y es hacer explícitas las maneras de pensar de Otros, para permitirle a los Nosotros aproximarse en lugar de segregarse…

     Probablemente ya te ha tocado verlos, pequeñas figuras antropomórficas casi siempre sonrientes y arrugadas, vestidas casi siempre al estilo céltico (supuestamente), normalmente siendo cargados cuidadosamente por niños o adolescentes.

     Elfos.

     Antes de seguir, debo advertirte… si crees en los elfos, si tienes a uno de esos pequeños seres en tu vida, es poco probable que lo que voy a escribir te agrade. Lee bajo tu propio riesgo.

Recuerdo haber visto a jóvenes cargando elfos en el cultural desde hace mas de seis meses, quizá un año. Cosa bastante impactante y llamativa para mí. Cosa que raya más en la magia o la religión que en un movimiento subcultural.

¿En qué creen los jóvenes que cargan elfos? El mito dice que son seres mágicos, primigenios, espíritus de la naturaleza que viven en los bosques. En la página de Elfos de España, se habla de una persona que estuvo platicando con un campesino, que le platicó de los elfos, y que el hombre decidió hacer los muñecos como representación de los duendes que había conocido. Cada muñeco tiene una cara y esta vestido de cierta manera, que lo identifica con un personaje arquetípico. Cada arquetipo de elfo tiene un portafolio de acción, normalmente referido a dos o tres cosas que les son valiosas a los humanos (dinero, sexo, felicidad…). Se le da cuidado y se le trata bien a la figura para acceder a los favores del arquetipo

Aun no me queda claro que tanto los creyentes creen que la figura es el arquetipo o solo lo representa, y qué tanto creen literalmente en que la figura se anima (mito urbano fomentado por las alucinaciones colectivas y los videos trucados del youtube)

Por lo que he podido observar (sobre todo en los puestos de venta en el cultural) la demografía de los compradores de elfos es bastante variada. Sin distinción de edades o gustos. Pude observar desde emos hasta fresas cargando elfos, desde niños hasta adultos, e incluso a padres de familia comprándoles elfos a sus niños (en algunos caso no me quedó claro si el padre sabia el contexto de lo que estaba comprando, o si veía a los elfos como una barbie… pero en otro caso, era evidente que la madre sabia que el hijo adolescente estaba comprando un elfo, con toda la contextualizad mágica).

Platicando de esto con mis padres, surgió la duda de en donde más venderían estas figuras, y mi madre me hizo el favor de preguntar en las Fábricas de Francia si vendían elfos o no (honestamente, me podía imaginar los elfos siendo vendidos en ese lugar como un producto de importación de España, algo de caché) y el resultado fue que no, que casi se asustaron por la pregunta. Averigüé que también hay puestos de venta en San Juan de Dios y en el tianguis del Sol, y sería de suponerse que también en Santa Teresita… la verdad mi trabajo y actividades personales no me permiten verificarlo.

También dediqué un rato a observar a los vendedores de los puestos de elfos en el Cultural. En dos de los puestos, había señoras maduras que si trabajaban el aspecto del misticismo, le añadían misterio a la cuestión de las figuras y de la compra. Los vendedores son responsables de activar la piedra que sostiene al elfo. En uno de los puestos los vendedores eran jóvenes que ni siquiera sabían las identidades de los arquetipos. En el tiempo en que estuve realizando la investigación, la cantidad de puestos en el cultural dedicados (exclusivamente) a la venta de elfos aumento al doble. Creo que eso habla bastante de la cantidad de dinero en movimiento en esta cuestión.

     Al observar la página de elfos, noté que en España hay algunos modelos que no he visto a la venta aquí (en el cultural): los chamanes (duendes basados en figuras históricas de pieles rojas) y los orishas (duendes basados en las figuras divinas del voodoo y la santería). También he visto en los culturales jóvenes con elfos vestidos como huicholes, es decir, mexicanizados.

     En una de las últimas visitas, ya vi incluso un libro de hechizos para elfos, realizado con la calidad underground característica de los libros esotéricos que leía en mi adolescencia, en papel revolución, con empastado de cartón delgado y a una sola tinta. El libro tenía algo así como bases de magia de espíritus, un catalogo de los arquetipos de los elfos y sus portafolios de habilidades, y recetas de rituales para aplicárselos a los elfos.

A pesar de las similitudes y las incoherencias implícitas, los elfos (estos elfos) surgen en España. Al menos, la compañía que produce las figuras está registrada en España, en Alicante, y su nombre legal es Estrimon S.I. No estoy seguro de que tan indígena será la creencia (es decir, si los celtíberos creían en esos espíritus de la naturaleza, lo que es una creencia relativamente común en culturas primitivas), pero el nombre de elfo es la hispanización de elf, de origen nórdico. Preguntando por correo electrónico, parece que en España si ha habido una “elfomanía” derivada de la obra de Tolkien, entre los jóvenes (aunque los elfos de Tolkien están bastante distanciados conceptualmente de los espíritus de la naturaleza a los cuales se acercan mas estos elfos).

Estos elfos se acercan más a la creencia original de los duendes, espíritus de humor infantil, que hacían travesuras y mantenían el Elan vital de la naturaleza. Desde los duendes hasta los chaneques, es una creencia relativamente generalizada. El agregado que tienen estos elfos es que además los puedes usar para ciertos tipos de tareas, característica que los pone entre los homúnculos y los espíritus dominados por los shamanes.

Los homúnculos, como nota aclaratoria, son una leyenda alquímica de la edad media… la receta incluía colocar diversos fluidos corporales con hierbas y otros compuestos dentro de un crisol, y después de varios procesos se producía un pequeño hombrecillo que se podía utilizar como sirviente o espía, con el cual el creador compartía un rapport mental.

     Es curioso que se use el nombre de elfos (de raíz nórdica) para designar una creencia mas latina. No sé si tendrá que ver con la ya mencionada elfomanía tolkeniana y el mercado.

Aquí nos metemos en terrenos más pantanosos y difusos… ¿Qué tanto creen estas personas que los elfos son verdaderamente como lo platican, y que tanto es roleo, actuación? ¿Qué tanto puede una persona creer de verdad y que tanto pretende creer? Si, como dice Marcel, Creer es abrirse a un misterio, algo que no es cognoscible… creo que en la mayoría de los casos de los portadores de elfos, estamos hablando de una creencia superficial, una superstición, entintada con características de rituales mágico-shamánicos, en los que el espíritu es controlado a través del intercambio de favores, pero el espíritu retiene autonomía y puede incluso ser caprichoso y vengativo.

     Es una forma de llenar ese vacío existencial de sentido (y si me preguntan… por lo menos es menos perniciosa que meterse a una secta enajenante como la dianética/cienciología), de sentir que toman por lo menos algo de control sobre su vida, su destino (basta con ver los testimonios en la página de elfos…). También parece darles cierto sentido de presencia social. Para llamar la atención, para ser diferentes. Algunos incluso modifican la vestimenta de sus elfos y les ponen joyas para hacerlos mas “únicos”; junto a esta presencia social, esta la identificación grupal, hay personas cuyos duendes de vuelven novios sin que los dueños lo sean (¿sublimación?), la mayoría de las veces se pude ver a grupos de jóvenes cargando elfos. Otro mecanismo de identificación social, otro generador de identidad.

     Debo confesar que al principio confundía a los elfos con los trolls… otros muñecos, un poco mas caricaturizados, que estuvieron de moda hace alrededor de diez años (estos eran juguetes, no depósitos de espíritus), aunque en la relación entre la figura y el dueño me recuerdan mas a los Cabbage patch kids de los ochentas (el dueño de un verdadero CPK tenía que hacer un juramento en una capilla y firmar un documento de adopción…). Pero no se tenía la creencia que los CPKs se movieran, ni había que hacerles ofrendas.

     Caminamos esas estrechas veredas de la fe popular y la superstición, la enajenación y la entrega al Misterio. No es tan fácil distinguir… en muchos casos… pero en este caso es prácticamente evidente que la motivación profunda de la creación de esta práctica es económica. Una mezcolanza kitsch de creencias sin mucha relación per se, que solo pueden ser realizadas y aplicadas a través de la compra de una figura;

creo que se vuelve evidente que esto es una superstición que disfraza una explotación económica de ciertas debilidades psicológicas de la gente (particularmente los jóvenes).

Yo trato de respetar las creencias de los demás, mientras estas no vayan en contra de la dignidad humana, mientras que impliquen una forma de crecimiento en lo humano. Y la creencia en los elfos no lo hace. Esta creencia está bastante cerca de ser una ideología enajenante, y por lo tanto hay que observar cuidadosamente cómo evoluciona, aunque mi pronóstico es que pasará de moda en cosa de uno o dos años, que durará menos que Pokemon.

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

2 Responses to Culturoteca: ¿Elfos?

  1. - - - c0ld.tr0jAn - - - says:

    Concuerdo contigo Norbert, me ha tocado ver puberes que defienden  más a sus pequeños elfos que a su integridad, la gente busca su identidad pero esto cae más en la mercadotecnia y el consumismo, buena rticulo Norbert y ojalá sean más seguido… suerte y un abrazo
     
    Christian.

  2. Ericgatollino says:

    Hola, bueno estoy muuy deacuerdo con tigo por que en otras paginas como "desde la fe" o "jovenes de hoy" son putos citios catolicos que se dedican a joder el cerebro de la gente, y ahi se dedican a criticar mal a los elfos, ¿por que diran que son del diablo? jamas lo fueron, pero la iglesia alias asesino de neuronas solo difama lo que su pequeña mente no comprende ni entiende, lo que pasa, es que esos malditos no pueden respetar que hayan otras creencias ademas de la puta iglesia cristiana o catolica, por eso me caga la madre ver piches religiosos hablar mal no solo de los elfos, si no de lo que no conocen.Fuera de esto, me encanto tu articulo, solo que sin ofender hablas de tales figuras como una cosa rara, solo son muñecos que simbolizan un duende, Y NADA MAS.Hasta luego, Bye!!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s