Mitografía 3

Esta es una serie de relatos sobre la gente del cultural. Puede ser que sean verdad, puede ser que sean ficticios, puede ser que hayan sido inventados para manipular tu mente, o que este revelando verdades para vengarme. Tómalos como quieras.

 

Es que siempre que ves a alguien contraje, se nota que es un intelectual de hace años… los ves en los puestos de libro viejo, y el traje se ve usado… pasado de moda, a veces hasta ves trajes de pana…

Pero este tipo se vía diferente.

Tu sabes cuando alguien no embona en el cultural… se le nota de alguna manera. Este tipo como que brillaba por su excentricidad. Se veía fuera del cultural, y fuera de lo común.

Traía un traje negro impecable, camisa blanca y corbata negra… si, como los men in black de la película… pero este no traía lentes… estaba güerillo, tenia barba recortada perfectamente, peinado de lado. Una sonrisa casi sintética, como de robot. El tipo este andaba buscando a alguien, ni siquiera trataba de despistar que no estaba viendo las cosas de los puestos

La verdad, después de un ratito que me le quede viendo, el me volteo a ver, me sonrió, y me dieron nauseas. Pero la curiosidad le ganó a las nauseas. Así que me puse a espiarlo de lejitos…

La mera verdad se que había algo raro, pero no se que… y lo que pasó después me hizo sospechar mas.

El trajeado llegó a la esquina, y se encontró con una tipa bastante guapa, pelirroja, delgada, traía traje sastre beige. Ella se veía de bastante clase. Se abrazaron y se dieron beso en la mejilla, supongo que tenían bastante familiaridad. Luego comenzaron a hablar mientras el la seguía tomando del brazo.

En eso me llamo la atención que venían unos tipos caminando como desde el Carlton, estos también se veían raros, pero diferente. Había un asiático de traje, un tipo altote con labios de cubano, un tipo con camisa de las chivas y una tipa morena que traía una pañoleta blanca amarrada en la cabeza. Se veían como preocupados, con prisa, como buscando algo. El de la camisa de las chivas se veía como que había comido algo echado a perder o se le había aparecido el diablo… entre mareado y asustado.

Iba distraído con estos tipos, cuando choque con un gordo pelón barbudo. El tipo estaba mas macizo de lo que parecía, a su lado estaba un  moreno pelón, mas alto y menos corpulento, con bermudas… me distraje unos momentos y perdí al del traje negro y la tipa… y las nauseas comenzaron a bajar.

Pero no me iba a quedar con la duda.

Me la rifé y me puse a seguir al segundo grupo. Ellos entraron al cultural, pasaron por la fuente y siguieron hacia el monumento a Juárez. Tampoco iban viendo los puestos, se notaba que iban siguiendo a alguien, con bastante prisa.

Por un momento me dio miedo… ¿Y si se armaba la balacera?

Llegaron al extremo del cultural, allá donde se ponen los puestos de aguas y frutas. A lo lejos vi que el de traje negro y la tipa de beige se estaban subiendo a un Kompressor negro que estaba estacionado sobre el camellón… no se porque los de transito no lo habían quitado, siempre están jodiendo con eso.

Los otros comenzaron a correr. El Kompressor arranco y prácticamente brincó a la avenida, agarrando camino hacia Washington. El japonesito le escupió al coche, y luego todos se quedaron parados.

Cuando el carro paso Washington, se me quitaron las nauseas… y se me pasó la intranquilidad. Me mezclé entre la gente antes de que el grupo de raros me viera a mi y me fueran a hacer algo.

Sabrá dios que pasó, pero se que fue algo fuera de lo normal… por lo menos no se armó la balacera ni hubo madrazos.

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s