Mitografía

Esta es una serie de relatos sobre la gente del cultural. Puede ser que sean verdad, puede ser que sean ficticios, puede ser que hayan sido inventados para manipular tu mente, o que este revelando verdades para vengarme. Tómalos como quieras.

 

¿Nunca te has preguntado porque ese edificio está abandonado? Es chistoso, pero aunque el edificio esta ahí, nadie lo ve… es como parte del paisaje y nadie se fija en el edificio, en lo que dicen los letreros, en el hecho de que esta solo.

Un amigo mió es anarco, es de los ocupas

¿Qué qué es okupa? Un movimiento acá anarquista que dice que los edificios son de quien los ocupa son unos como anarquistas que dicen que los edificios son de quienes los usan… de quienes los ocupan… Así que básicamente llega una raza, toma un edifico y lo declaran suyo.

Pos total, resulta que un amigo mío, que es ocupa, conoce a unos ocupas que entraron a ese edifico. Su novia era bien cabrona, acá, de esas mujeres que no se pandean. La morra se decidio un día que iban a entrar a tomar ese edificio, y les dijo que los esperaba adentro… mi amigo y su banda se puso a organizarse y planear, mientras la morra los dejó y se les adelanto.

Y pos entraron de noche, tu sabes, para evitarse broncas con la ley. Y dicen que los cuartos que dan para afuera, hacia la avenida, están desocupados, pero no se ven abandonas, sino que se ven limpios.

Dicen que uno de ellos oyó voces, y que decidieron entrar a ver que onda.

Y se fueron metiendo en el edifico, y se fueron perdiendo. Las voces fueron tomando forma de cantos que no entendían, cantos monótonos y repetitivos, casi hipnóticos. Bajaron varios pisos y avanzaron hacia adentro del edifico… durante casi veinte minutos… el lugar estaba obscuro, no habían ventanas que dieran hacia la calle, y los ocupas apagaron sus lámparas para no llamar la atención. Así que se desorientaron totalmente.

El pasillo los llevo a una sala grande, que estaba un piso debajo de donde ellos salieron.

Abajo, en la sala, había varias personas, vestidas con túnicas negras. La luz de lugar venia de velas que se veían de color rojizo café. Y todos estaban en un círculo apretado alrededor de algo que no podían ver desde donde estaban.

Entonces mi amigo oyó unos gemidos, y se le hicieron familiares. Se asomó un poco, y creyó ver que en el centro estaba su novia, desnuda, cubierta en sangre.

A mi amigo se le escapo un grito, y comenzó a correr. Sus compas dicen que los tipos comenzaron a gritarles cosas raras y a perseguirlos.
De los seis que habían entrado, solo salieron tres, entre ellos mi amigo. Y nunca volvió a ver a su novia. Dice que fue a decirle a la policía, que le tomaron su declaración, pero que la policía nunca hizo nada al respecto. Y mi amigo tiembla con la sola idea de volver a entrar a ese edificio.

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s